AJO


En la antigüedad para algunos no era muy popular, su olor fuerte no era del agrado para la mayoría de las personas, por esta razón no lo utilizaban para cocinar, pero no en todos los casos era de esta manera ya que existen pruebas que demuestran que el ajo era utilizado por los antiguos egipcios hace más de seis mil años y que sus propiedades para cocinar y elaborar medicinas eran también utilizadas por los griegos.
A través del tiempo se fueron conociendo cada vez más sus propiedades, no solo en el arte culinario, sino también lo beneficioso que era como medicamento para mantener la salud del organismo.
En las dos guerras mundiales fue utilizado contra la peste, los soldados lo masticaban ante la falta de antibiótico, y con ello disminuían un posible contagio.
El ajo es un vasodilatador, esto quiere decir que dilata las arterias, tiene la propiedad de liberar el camino dando paso a la sangre, la cual circulará con más velocidad y llevará todos los nutrientes y el oxigeno a todo el organismo. A esto hay que añadirle que tiene su efecto diurético que favorece también la disminución de la presión arterial, es magnifico para combatir muchas enfermedades.
Pertenece a la familia de las cebollas, tiene forma de bulbos, comúnmente son llamados dientes de ajo.
Contiene: agua, hidratos de carbono, un poco de fibra, azufre, proteínas, grasas, minerales tales como cinc, fósforo, yodo, calcio, hierro, vitaminas C, B1, B2, por lo que es excelente para el sistema nervioso, además contiene vitamina A en poca cantidad.
Es un excelente antioxidante, antibiótico, antimicótico, depurativo, regenera la flora intestinal, hace que circule mejor la sangre por su efecto anticoagulante, baja la fiebre, reduce el colesterol malo (LDL), por lo tanto protege el corazón y las arterias, mejora las defensas del organismo, si se padece de infección estomacal el consumo de ajo es excelente, también es expectorante, y se ha comprobado que resulta muy bueno utilizarlo cuando se sufre de enfermedades del aparato respiratorio como por ej: Asma, bronquitis aguda o crónica, catarros, tos, etc.
Podríamos escribir tanto del ajo y quizás no terminaríamos, pues tiene gran variedad de propiedades.
El ajo se debe consumir crudo o poco cocido, y es aconsejable utilizarlo todos los días.
Comer 5 ajos a la semana crudos o semicrudos reduce en un 31% el riesgo de padecer cáncer del recto y colon.
Como puede ver es un excelente remedio natural para prevenir o curar diversas enfermedades además de ser económico y estar al alcance de todos en cualquier lugar del mundo.
Una excelente receta para usted:
Tome dos dientes de ajo al día, recuerde que debe picarlos o machacarlos antes de tomarlos, para evitar que el aliento tenga mal olor, lo único que debe hacer es tomarlo con un poco de agua con limón.
Forme el hábito de consumirlo por que de esa manera evitará de un sin número de enfermedades, si realmente desea mantenerse con ánimo y buena salud no desprecie las bondades de este regalo de la naturaleza y póngalo en práctica.
Me gustaría que dejara un comentario acerca de este articulo, además le agradeceríamos que lo compartiera con otras personas, si desea que incluyamos algún tema en especial por favor háganoslo saber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s